Tratamiento Natural contra el Cáncer con Graviola (Guanábana)

Guanábana (Graviola): Tratamiento natural para tumores cancerosos

La Guanábana, Chirimoya o Graviola resulta tener un alto beneficio para los tumores cancerosos, sobre todo aquellos que se encuentren localizados en el pulmón, páncreas y próstata.

En su composición hay muchísimos principios activos anticancerígenos o citostaticos, principalmente hablamos de las Acetogeninas que podemos encontrar en sus hojas.

Se comprobó en estudios comparativos que contrastaban el efecto de las acetogeninascon la adriamicina (un medicamento quimioterápico muy conocido que la acetogenina es diez mil veces más potente que la adriamicina para el cáncer y que era capaz de acabar con las células cancerígenas sin afectar a las células sanas, cosa que si ocurre cuando utilizamos la quimioterapia (Sin hablar de otros efectos adversos como las náuseas, la pérdida de peso, la calvicie…).

La guanábana resulta una buena opción cuando es imposible realizar una cirugía contra el cáncer o el uso de la radioterapia o si se ha de detener la quimioterapia ya que está afectando el hígado, los riñones o ambos. No resulta contraindicada con otros anticancerígenos y, por el contrario, sí que resulta muy sinérgica en sumatorio con ellos. Al tratarse de un producto natural, la Graviola no tiene efectos secundarios ni se conocen intolerancias ni alergias.

La Graviola es una planta de la cual puede aprovecharse no sólo las hojas por sus propiedades para eliminar las células cancerosas, sino también los abundantes nutrientes, vitaminas y propiedades medicinales de sus diferentes partes como el fruto la corteza, flores y raíces.,

Otros beneficios de la Graviola para la salud

Estas son algunas  de las propiedades curativas del árbol Graviola probadas por estudios científicos:

  • Anticancerígeno
  • Antibacteriana
  • Antiparasitario
  • Antiulceroso
  • Antiespasmódico
  • Sedativo
  • Antidiabético
  • Vasodilatador
  • Expectorante

y otros beneficios más.

Fuente: http://alimentosparacurar.com/n/167/tratamiento-natural-contra-el-cancer-con-graviola.html

El Brócoli, El Cáncer de Pulmón y EPOC

TRATAMIENTO PREVENTIVO NATURAL PARA EL CÁNCER DE PÚLMON EN FUMADORES 

No hace tantos años, de manera casi fortuita, se demostró la influencia beneficiosa del Brócoli en enfermos afectados de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y como preventivo de determinados tipos de cáncer de pulmón relacionados directamente con el tabaco.

El brócoli, como todas las crucíferas, es fuente natural de sulforafano. Esta molécula posee propiedades antiinflamatorias a nivel pulmonar, que explican los beneficios del brócoli en los casos de EPOC, enfermedad muy ligada al tabaquismo.

No se quedan ahí las propiedades medicinales del brócoli debidas al sulforafano, ya que este principio activo interviene en la expresión del gen  NRF2. Este  gen  posee  una capacidad protectora pulmonar frente a contaminantes y sustancias que inflaman sus tejidos, incluyendo el tabaco. Cuando los pulmones de una persona se encuentran dañados, generalmente el nivel  de actividad del gen NRF2 es muy pobre, o dicho de otro modo, se expresa poco, los contaminantes dañan esa defensa natural del organismo.

Lo revolucionario del sulforafanato es que permite restaurar ese gen NRF2, hacer que se vuelva a expresar con antes de estar sometido al compuesto que ha inflamado y dañado el tejido pulmonar. Incluso en los casos en los que el gen se encontraba desactivado, ocasionando casos severos de enfisema pulmonar a los pacientes.

El brócoli previene con mayor eficacia los cánceres de pulmón de tipo escamoso, también llamado de células pequeñas. Esta tumoración está estrechamente relacionada con el hábito de fumar y también es más frecuente en personas con enfermedades pulmonares previas.

Por ello se suele decir que el brócoli protege más del cáncer de pulmón a los fumadores que a los no fumadores. De todos modos hay que señalar que siempre se está hablando de prevención y no de cura del cáncer.

Fuente: http://alimentosparacurar.com/n/780/brocoli-epoc-y-cancer-de-pulmon.html