Alimentos contra el Cáncer: ¿Cítricos Anticancerosos?

Ciertos componentes hallados en las frutas cítricas prometen ser efectivos en la lucha contra algunos tumores malignos de la piel. Entérese de los últimos descubrimientos realizados en varios centros científicos de renombre internacional.

Una compañía de investigaciones bioquímicas de Canadá, la KGK Synergize Inc. en colaboración con la USDA (organismo oficial norteamericano) vienen llevando a cabo estudios seriados utilizando flavonoides extraídos de distintas frutas cítricas.

Los primeros resultados de estos trabajos informan que la aplicación de esas sustancias a cultivos celulares demostraron que aquellos componentes son capaces de inhibir el crecimiento de las células del melanoma (un tipo de cáncer de piel bastante frecuente).

Las investigaciones hallaron que los bio-flavonoides clasificados con los nombres de tangeretin, nobiletin y 5-desmetil sinensetin son los flavonoides más efectivos para lograr limitar el crecimiento de las células del melanoma.

Esos flavonoides en particular se hallaron en la “pulpa”(hollejo) y en las cáscaras de las mandarinas y de las naranjas amargas.

Actualmente, los estudios se enfocan en determinar cuáles son los más potentes y eficaces entre los flavonoides que mejor actuaron, y ampliar los ensayos en animales de laboratorio que sufran no sólo del melanoma sino también de otros tipos de cáncer de piel.

Hay aún muchas preguntas por contestar, por ejemplo: ¿Cuáles son las concentraciones útiles? ¿Qué cantidad de cítricos aportarían esas concentraciones eficaces? ¿Cómo se metabolizan en el organismo? Y ¿ A través de que vías arriban al sitio de batalla?.

Existen antecedentes de investigaciones efectuadas en este campo que demostraron la eficacia de otros flavonoides (algunos de origen cítrico) para inhibir el crecimiento de tumores de distinta índole.

Por ejemplo: el d-limonene (que es un mono-terpeno hallado en las cáscaras y las pulpas del limón, la naranja y el pomelo) demostró tener una acción quimio-protectora en el carcinoma de células escamosas de la piel.

Investigadores de la Universidad de Arizona compararon la incidencia del Cáncer escamoso de la piel en una población donde el consumo de cítricos es elevada, respecto a otra en la cual no es habitual su consumo. La conclusión a la que se arribó consigna una positiva correlación entre el consumo de cítricos y la baja incidencia de estos tipos de cáncer.

Todos los estudios que se realizan simultáneamente en distintos centros científicos señalan la notable actividad anti cancerosa de los citro-flavonoides en los tumores mamarios inducidos artificialmente en animales de laboratorio.

La mayor fuente del d-limonene se encuentra especialmente en el consumo del hollejo y la cáscara rallada del limón.

Referencias:

Idikio H. International Journal of Oncology , 1998;12:1287-1290.

Platt D, Raz A. Modulation of melanoma cells by Citrus. J National Cancer Institute, 1992; 18:438-442.

Pienta KJ, Naik H, Akhtah A; et al, Inhibition of spontaneous metastasis I rat prostate cancer….J Natl Cancer Inst 1885; 87:348-353.

Fuente: http://www.enplenitud.com/alimentos-contra-el-cancer-citricos-anticancerosos.html#ixzz1n11yPir3

Té contra el Cáncer

NEW YORK | Fri May 4, 2007 7:07pm BST

El consumo de té reduce el riesgo de cáncer de piel.

Según un artículo publicado el 4 de mayo de 2007 por Reuters, una nueva investigación sugiere que las personas que toman una taza de té por las noches podrían tener menos riesgo de padecer las dos formas más comunes de cáncer de piel: el carcinoma de célula escamosa o el basocelular.

El estudio, realizado con cerca de 2.200 adultos, mostró que los hombres y mujeres que bebían té con regularidad (al menos una taza al día) tenían entre un 20 y un 30% menos de posibilidades de desarrollar estos cánceres que los que no bebían té.
Según los resultados publicados en la revista Journal of the American Academy of Dermatology, el efecto era incluso más pronunciado entre los participantes del estudio que habían sido fans del té durante décadas, así como en los que tomaban al menos dos tazas de té al día. Por supuesto, esto no quiere decir que se pueda tostar uno bajo el sol todo el tiempo que quiera mientras se tome una taza de té al día. Los investigadores no ha encontrado indicios de que el té reduzca el riesgo de cáncer de piel en personas que hayan tenido quemaduras importantes por el sol en el pasado.

Los investigadores tampoco han estudiado la relación entre el consumo de té y el melanoma maligno, la forma de cáncer de piel menos común, pero también la más mortífera. Sin embargo, según los autores del estudio dirigido por la Dra. Judy R. Rees, de la Dartmouth Medical School en Lebanon, New Hampshire, los resultados respaldan la teoría de que los antioxidantes del té podrían reducir el daño que la radiación UV produce en la piel.

En concreto, se ha observado que un antioxidante del té conocido como EGCG reduce las quemaduras en pieles expuestas a radiación UV.

Estos resultados se basan en entrevistas a 770 residentes de New Hampshire con carcinoma basocelular, 696 con carcinoma de célula escamosa y 715 sin cáncer, habiendo entre ellos hombres y mujeres de la misma edad.

El consumo de té se relacionó con una reducción en el riesgo de cáncer de piel, incluso teniendo en cuenta factores como la edad, el tipo de piel y el historial de quemaduras. Sin embargo, los bebedores de té que habían sufrido múltiples quemaduras graves en el pasado no mostraban esta reducción en el riesgo.

Según los investigadores, es posible que los antioxidantes del té limiten el daño causado en la piel por una exposición moderada al sol, pero no los efectos “más extremos” de la exposición al sol, como el daño en el ADN de las células de la piel, uno de los factores que produce el cáncer.

Fuente: Reuters

http://uk.reuters.com/article/2007/05/04/health-tea-cancer-dc-idUKCOL46325320070504?feedType=RSS

Alimentos que ayudan a evitar el Cáncer de Piel

Una alimentación rica en vitaminas, antioxidantes y suficientes líquidos es esencial para el buen cuidado de la piel.

8 de junio de 2006

La Campaña de difusión Euromelanoma 2006 pretende concienciar a la población de los riesgos de una exposición solar prolongada sin tomar las debidas precauciones, así como la importancia de la detección precoz del cáncer de piel más agresivo, el melanoma. Esta interesante iniciativa está coordinada por Eduardo Nagore, presidente de la sección territorial valenciana de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Alimentos para cuidar la piel

Una exposición solar incontrolada no es el único factor que perjudica la piel, sino que también lo son el tabaco, la contaminación ambiental, el sedentarismo y una alimentación inadecuada. Por el contrario, una dieta equilibrada es una gran aliada para la piel. Es preciso seguir una dieta variada en la que se incluya una cantidad adecuada de líquidos, vitaminas como la A, C y E, y minerales como el selenio, el cinc o el hierro. Estas sustancias con acción antioxidante, bloquean el efecto dañino de los radicales libres, moléculas que provocan efectos negativos para la salud. Y algunas de ellas, como la vitamina A y la C, son nutrientes de la piel, por lo que mejoran su estado y su aspecto.

Los antioxidantes se encuentran principalmente en alimentos vegetales, como las frutas, las legumbres, las verduras y hortalizas, los frutos secos y los cereales integrales. Además, los ácidos grasos insaturados como el ácido oleico, presente en el aceite de oliva y el aguacate, o el linoleico y linolénico, abundantes en los aceites de semillas -girasol, maíz, soja…-, los frutos secos oleaginosos -nueces, almendras, avellanas, pistachos, etc.- y el pescado azul, también son imprescindibles para mantener una piel bien estructurada. Además de nutrida, la piel ha de estar hidratada, para lo cual es la solución es beber suficientes líquidos, tanto zumos naturales como batidos, cremas o infusiones frías… Y no hay que olvidar que el líquido que mejor hidrata el organismo es el agua.

Llevando a cabo una dieta que asegure el aporte correcto de todos los nutrientes básicos para la piel y tomando las precauciones necesarias, la piel podrá mantenerse en perfecto estado de salud.

La detección precoz del melanoma: fundamental para su curación

Una exposición solar controlada tiene un efecto beneficioso para el organismo ya que, además de incidir sobre el estado de ánimo, es indispensable para realizar algunas funciones corporales, como la síntesis de la vitamina D. Sin embargo, la excesiva y descuidada exposición a los rayos solares provoca un envejecimiento precoz de la piel y puede ocasionar daños muy graves.

Un melanoma es un determinado cáncer de piel, concretamente un tumor muy agresivo y con una gran facilidad para producir metástasis a lo largo del cuerpo y reproducirse. Afortunadamente, presenta una gran ventaja respecto a otros tipos de cáncer: su aparición es externa. Se manifiesta desde el primer momento en forma de manchas o lunares con un aspecto asimétrico y un tamaño superior a un centímetro que tiende a aumentar. Si se detecta en sus primeras fases, este cáncer tiene curación en el 90 por ciento de los casos, por lo que una detección precoz resulta fundamental.

Realizar con frecuencia una autoexploración es una excelente medida preventiva. Para ello conviene desnudarse frente a un espejo y observar todas las partes del cuerpo incluso aquellas que no se exponen a la luz solar. Primeramente se realiza una exploración de la parte delantera y después con la ayuda de un espejo de mano, se inspecciona la parte posterior. Por último, se observan las partes laterales del cuerpo así como las partes internas de piernas y brazos, las plantas de los pies y el cuero cabelludo.

Mejorar las conductas inadecuadas

Se acerca el verano y con él unos intensos y peligrosos rayos de sol. Esto hace que muchas personas se expongan de forma prolongada a la acción de estos rayos solares. Es cierto que cada vez son mejores los conocimientos que adquiere la población respecto a los peligros que conlleva una exposición solar inadecuada. Sin embargo, se siguen observando conductas inadecuadas en el día a día y por esta razón en los últimos años la incidencia del melanoma ha ido en aumento.

Dos claves fundamentales son: proteger la piel de los rayos nocivos de sol y realizar revisiones periódicas para detectar posibles lesiones. Especial cuidado merecen las personas con antecedentes familiares, melanomas anteriores, un sistema inmunitario debilitado, quemaduras solares importantes, una piel muy clara o una excesiva presencia de lunares. Todos ellos presentan mayor riesgo que el resto de la población de sufrir este problema.

Es necesario tomar las siguientes precauciones:

- Explorar con frecuencia los lunares.
– No abusar del tiempo de exposición al sol en las primeras sesiones del verano ni en las horas del mediodía.
– Usar una buena crema protectora de alta graduación, adecuada a cada tipo de piel.
– Tener siempre al alcance prendas de ropa con las que poder cubrirse en un momento determinado.
– Emplear la sombrilla cuando se acude a la playa -especialmente los niños- o cobijarse bajo la sombra de un árbol en el campo o en la piscina.

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/adulto_y_vejez/2006/06/08/152762.php

Alimentos para prevenir el Cáncer de Piel

Aunque no hay mejor prevención que reducir las horas de exposición solar y utilizar cremas protectoras, la dieta también juega un papel muy importante a la hora de prevenir el cáncer, en este caso, el cáncer de piel.

También las plantas que mencionábamos en el artículo anterior (plantas que previenen el cáncer) son grandes aliadas en la prevención del cáncer.

  • Nísperos: Cuatro nísperos al día cubren la mitad de las necesidades diarias de vitamina A, un nutriente que ayuda a prevenir el cáncer de piel, ya que contrarresta la acción de los rayos ultravioletas, a la vez que favorece la correcta renovación de las células de nuestra epidermis.
  • Té Verde: Los expertos creen que el té verde posee unos compuestos que podrían bloquear la formación de tumores cancerosos en la piel. Para reducir los daños de los rayos ultravioletas, antes de tomar el sol, aplica sobre la piel compresas empapadas en una infusión de té verde. A continuación, extiende sobre la piel seca tu crema protectora con filtro solar.
  • Brócoli: Es un tesoro de vitaminas anticancerígenas. Aparte de su importante contenido en vitaminas E y A, el brócoli posee compuestos sulfurosos que dificultan la reproducción de las células cancerígenas.
  • Aceite de oliva: Condimentar los platos con aceite de oliva extra es muy beneficioso. No sólo es rico en grasas saludables, que ayudan a mantener la piel bien hidratada y resistente, sino que, además, posee un alto contenido en vitamina E. Este nutriente neutraliza los efectos de los radicales libres, que se agravan en verano por la acción de los rayos del sol.
  • Tomate: Los licopenos del tomate, pigmentos naturales que le dan su color rojizo, combaten los daños producidos por los rayos solares y retrasan el envejecimiento de la piel. También contiene vitamina C, de demostrada acción preventiva frente al cáncer de piel.

Fuente: http://www.ejercicios1000.com/2011/08/alimentos-para-prevenir-el-cancer-de.html

19 Alimentos para prevenir el Cáncer de Mama (Seno)

Investigaciones recientes sugieren que incluir estos alimentos en tu dieta podría reducir significativamente el riesgo de padecer cáncer de mama:

  1. Vegetales color amarillo naranja: comer alimentos con algo contenido de betacaroteno ha sido asociado en numerosos estudios con la reducción del porcentaje de riesgo de padecer cáncer. Consejo: el betacaroteno contenido en las zanahorias bebé se absorbe mejor que en las normales, y en éstas la tasa de absorción es de más del 500%.
  2. Vegetales de la familia de las crucíferas: rábano, brécol (brocoli), coliflor, rutabaga, repollo, nabos, hojas de nabo, contienen indol-3-carbinol, que reduce el nivel de un tipo de estrógeno que podría favorecer el cáncer (16 hidroxi-estradiol y 16-hidroxi-estrona). Consejo: busca BroccoSprouts una marca de brotes brócoli con niveles altos de SGS (sulforafano glucosinolato), un compuesto que combate los tumores mamarios en ratones.
  3. Calienta una taza con un poco de leche de soja no transgénica, leche de almendras, o leche biológica fresca -libre de hormonas-, añade una cucharada de almendras molidas, semillas de calabaza o nueces, o un cuarto de cucharada de extracto natural de almendras, y tómala antes de ir a dormir.
  4. Consume tomates orgánicos, cocidos, secos, en sopas, en zumos y salsas para asegurarte un buen suministro de un compuesto llamado licopeno. Las dietas altas en licopeno están asociadas a tasas bajas de cáncer de pecho y próstata. Asegúrate que tus tomates son biológicos. En la actualidad, los tomates suelen ser transgénicos.
  5. Deja el vino tinto y consume las uvas naturales. Más de una bebida alcohólica por día aumenta tus riesgos de padecer cáncer de mama, mientras que las uvas tienen propiedades antioxidantes que combaten el cáncer.
  6. Consume pescado de aguas frías (salmón, anchoas, sardinas) y nueces y semillas ricas en ácidos grasos esenciales omega-3 (almendras, macadamias, nueces, semillas de calabaza). Las investigaciones sugieren que los sujetos con niveles alto de omega 3 en los tejidos, tienen una tasa de riesgo menor de padecer cáncer.
  7. Los individuos cuyas dietas son altas en vitamina D sufren menos cáncer. Para asegurarte de que alcanzas el nivel recomendado, muchos expertos aconsejan añadir vitamina D a una dieta sana, especialmente si el clima o el estilo de vida no permiten una exposición a la luz solar de 20 minutos al día.
  8. Toma un bol pequeño de cerezas maduras. Las cerezas son la fuente principal de un compuesto que inhibe el cáncer en ratas.
  9. El compuesto llamado limonoide, que se encuentra en la piel y la membrana blanca de las naranjas, inhibe cánceres en tubo de ensayo. Consume naranjas y mandarinas completas. Busca infusiones herbales hechas con piel de limón o naranja. Usa aceite real de naranja y limón para cocinar o para preparar bebidas saludables.
  10. Evitar usar granos refinados. En su lugar usa granos integrales de cultivo biológico. Existe al menos un estudio que demuestra que entre las mujeres que consumieron más cantidad de granos refinados, se dieron más casos de cáncer de pecho. Otro estudio demostró que entre quienes consumían al menos una porción de cereales orgánicos con alto contenido en fibra de arroz o de avena, los niveles del tipo de estrógeno que promueve cáncer eran inferiores.
  11. Usa mantequilla biológica en vez de margarina. Hay varios estudios que indican que una dieta alta en grasas saturadas puede aumentar el riesgo de cáncer. La margarina, las patatas fritas, la comida rápida o a base de refinados, y muchos alimentos procesados o fritos con grasas hidrogenadas son fuentes principales de grasas saturadas.
  12. Bebe te verde, sea caliente o frío. El te verde es rico en catecoles, particularmente uno: epilgallocatechin-galato (EGCG), un compuesto que inhibe las células cancerígenas en ratones. Las marcas cafeinadas tienen el doble de potencia que las descafeinadas. Y la mayoría de las marcas embotelladas prácticamente no tienen. Mézclalo con infusiones de hierbas y cáscara de limón para añadirle sabor, o endúlzalo con un poco de zumo de uva no pausterizado o algún sirope de ágave que tenga bajo contenido en azúcar.
  13. En vez de usar aderezos comerciales que generalmente se hacen con una mezcla de aceites, hazte tu propio aderezo con mitad aceite de oliva virgen, mitad vinagre balsámico. Hay estudios que muestran que los pueblos mediterráneos que consumen grandes cantidades de aceite de oliva tienen índices bajos de cáncer.
  14. El ajo destruye a las células cancerígenas en los tubos de ensayo. Pero si vas a cocinarlo, entonces siempre pélalo y trocéalo primero y déjalo descansar unos diez o quince minutos antes de calentarlo.
  15. Las mujeres de un estudio que tomaron una ración de espinaca al menos dos veces a la semana, tuvieron la mitad de la tasa de cáncer, que las que no la tomaron.
  16. Las hamburguesas y salchichas vegetales no transgénicas no forman los mismos compuestos que forma la carne cuando se las cocina. Y son estos compuestos los que explicarían por qué las mujeres que comen gran cantidad de carne roja y carne bien hecha parecen tener una mayor incidencia de cáncer [que las que consumen sus equivalentes vegetales].
  17. ¿Por qué usar semilla de lino? Porque tiene 75 veces más precursores de lignina, compuestos que inhiben la formación de tumores en animales.
  18. Usa soja no transgénica. Las isoflavonas de soja actúan como estrógenos débiles, que impiden que los estrógenos fuertes estimulen las células cancerígenas que son sensibles al estrógeno. Asegúrate, no obstante, que toda la soja, sus derivados y suplementos que consumas, sean biológicas. La soja suele ser transgénica.
  19. Plantas como el fenogreco, la cimicifuga contienen estrógenos débiles que compiten con los más fuertes en los receptores de estrógeno.

¡El número 20 es que pongas manos a la obra!

© Dr. John H Maher, ABAAHP

© de la traducción, 2006. Mónica P. Vazquez

Fuente: http://www.mujeresholisticas.com/art57.html

Alimentos para Prevenir el Cáncer

Una de las mejores maneras de prevenir el cáncer, es a través de la ingesta de alimentos. La falta de antioxidantes, es una de las características más comunes en las personas que padecen esta terrible enfermedad.

Es por ello que aquí te proponemos una serie de consejos referentes a los alimentos que hay que consumir para prevenir el Cáncer.

¿Qué alimentos consumir para prevenir el cáncer?

Las vitaminas, los minerales y los granos contienen antioxidantes que nos ayudan a prevenir el cáncer, neutralizándolo. Aquí tenemos un listado con 14 alimentos que nos ayudarán en este tema:

1. Vitaminas

Previene: El cáncer de: boca, bronquios, cervix, colon, esófago, estómago, mama, ovario, piel, próstata y pulmón.
Alimentos: frutas, cítricos, verduras, vegetales verdes, leguminosas, nueces, salvado y germen de trigo, lácteos, huevo, hígado y pescados azules o grasos.

2. Minerales

Previene: El cáncer de: colon, esófago, estómago, hígado, mama, próstata y pulmón.
Alimentos: frutos cítricos, vegetales verdes, ajo, cebolla, leguminosas, nueces, granos enteros, germen de trigo, soya, pescados, mariscos, aves, carnes bajas en grasa, lácteos, huevo e hígado.

3. Licopeno

Previene: El cáncer de: pulmón, próstata, estómago, colon, recto, boca, piel, matriz, mama, esófago, faringe y páncreas.
Alimentos: jitomate (entero, salsa, jugo), sandía, toronja, chabacano, guayaba y papaya. Para obtener su beneficio debes consumirlo diariamente.

4. Betacaroteno

Previene: El cáncer de pulmón, estómago, mama y útero.
Alimentos: zanahoria, pimiento rojo, brócoli, espinaca, col, melón, chabacano, naranja, durazno, mandarina, haba, maíz y yema de huevo.

5. Sulforafano

Previene: El cáncer de colon, mama, estómago.
Alimentos: brócoli, berro, col, coliflor, col de Bruselas, rábano, nabo.

6. Ácidos Grasos Omega-3

Previene: cáncer de: mama, Cáncer de próstata, de colon y de piel.
Alimentos: pescados azules o grasos (atún, salmón, sardina, anguila, arenque, caballa, trucha, hipogloso y bacalao).

7. Soya

Previene: El cáncer de: mama y próstata.
Alimentos: Frijol de soya, tofu, sopa de miso, leche de soya, polvo de proteína de soya y yogurt de soya. (Ver Propiedades de la Soya )

8. Fibra

Previene: El cáncer de: colon y mama.
Alimentos: Casi todas las frutas y verduras, granos enteros, salvado de trigo, leguminosas (habas, chícharos, lentejas, etc.).

9. Té Verde

Previene: El cáncer de: pulmón, estómago, boca, esófago, piel y próstata.
Recomendación: Hervir por lo menos 5 minutos y tomar de 3 a 6 tazas diarias de té verde.

10. Vino Tinto

Previene: El cáncer de piel, mama y tiroides.
Recomendación: Beber en cantidades moderadas (una a dos copas por día).

11. Frutos Silvestres

Previene: El cáncer de: pulmón, piel, próstata, esófago e hígado.
Alimentos: Arándanos, frambuesas, fresas, zarzamoras.

12. Ajo y Cebolla

Previene: El cáncer de: estómago.
Alimentos: Ajos, cebollas, cebolletas, cebollinos y puerros.

13. Setas

Previene: Cáncer de: órganos reproductivos en las mujeres.

14. Aspirina

Previene: El cáncer de: colon.

Es recomendable una tableta diaria.

Fuente: http://www.medicinanaturalperuana.com/salud/alimentos-para-prevenir-el-cancer.html

Tratamiento Natural contra el Cáncer con Graviola (Guanábana)

Guanábana (Graviola): Tratamiento natural para tumores cancerosos

La Guanábana, Chirimoya o Graviola resulta tener un alto beneficio para los tumores cancerosos, sobre todo aquellos que se encuentren localizados en el pulmón, páncreas y próstata.

En su composición hay muchísimos principios activos anticancerígenos o citostaticos, principalmente hablamos de las Acetogeninas que podemos encontrar en sus hojas.

Se comprobó en estudios comparativos que contrastaban el efecto de las acetogeninascon la adriamicina (un medicamento quimioterápico muy conocido que la acetogenina es diez mil veces más potente que la adriamicina para el cáncer y que era capaz de acabar con las células cancerígenas sin afectar a las células sanas, cosa que si ocurre cuando utilizamos la quimioterapia (Sin hablar de otros efectos adversos como las náuseas, la pérdida de peso, la calvicie…).

La guanábana resulta una buena opción cuando es imposible realizar una cirugía contra el cáncer o el uso de la radioterapia o si se ha de detener la quimioterapia ya que está afectando el hígado, los riñones o ambos. No resulta contraindicada con otros anticancerígenos y, por el contrario, sí que resulta muy sinérgica en sumatorio con ellos. Al tratarse de un producto natural, la Graviola no tiene efectos secundarios ni se conocen intolerancias ni alergias.

La Graviola es una planta de la cual puede aprovecharse no sólo las hojas por sus propiedades para eliminar las células cancerosas, sino también los abundantes nutrientes, vitaminas y propiedades medicinales de sus diferentes partes como el fruto la corteza, flores y raíces.,

Otros beneficios de la Graviola para la salud

Estas son algunas  de las propiedades curativas del árbol Graviola probadas por estudios científicos:

  • Anticancerígeno
  • Antibacteriana
  • Antiparasitario
  • Antiulceroso
  • Antiespasmódico
  • Sedativo
  • Antidiabético
  • Vasodilatador
  • Expectorante

y otros beneficios más.

Fuente: http://alimentosparacurar.com/n/167/tratamiento-natural-contra-el-cancer-con-graviola.html

El Brócoli, El Cáncer de Pulmón y EPOC

TRATAMIENTO PREVENTIVO NATURAL PARA EL CÁNCER DE PÚLMON EN FUMADORES 

No hace tantos años, de manera casi fortuita, se demostró la influencia beneficiosa del Brócoli en enfermos afectados de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y como preventivo de determinados tipos de cáncer de pulmón relacionados directamente con el tabaco.

El brócoli, como todas las crucíferas, es fuente natural de sulforafano. Esta molécula posee propiedades antiinflamatorias a nivel pulmonar, que explican los beneficios del brócoli en los casos de EPOC, enfermedad muy ligada al tabaquismo.

No se quedan ahí las propiedades medicinales del brócoli debidas al sulforafano, ya que este principio activo interviene en la expresión del gen  NRF2. Este  gen  posee  una capacidad protectora pulmonar frente a contaminantes y sustancias que inflaman sus tejidos, incluyendo el tabaco. Cuando los pulmones de una persona se encuentran dañados, generalmente el nivel  de actividad del gen NRF2 es muy pobre, o dicho de otro modo, se expresa poco, los contaminantes dañan esa defensa natural del organismo.

Lo revolucionario del sulforafanato es que permite restaurar ese gen NRF2, hacer que se vuelva a expresar con antes de estar sometido al compuesto que ha inflamado y dañado el tejido pulmonar. Incluso en los casos en los que el gen se encontraba desactivado, ocasionando casos severos de enfisema pulmonar a los pacientes.

El brócoli previene con mayor eficacia los cánceres de pulmón de tipo escamoso, también llamado de células pequeñas. Esta tumoración está estrechamente relacionada con el hábito de fumar y también es más frecuente en personas con enfermedades pulmonares previas.

Por ello se suele decir que el brócoli protege más del cáncer de pulmón a los fumadores que a los no fumadores. De todos modos hay que señalar que siempre se está hablando de prevención y no de cura del cáncer.

Fuente: http://alimentosparacurar.com/n/780/brocoli-epoc-y-cancer-de-pulmon.html

Los Alimentos y El Cáncer de Próstata

Alimentos que sí debemos comer y alimentos que deben evitarse.

Para estos consejos que vamos a dar a continuación la base que se utiliza son las dos dietas que son asociadas habitualmente con longevidad y riesgos reducidos de cáncer de próstata, que son la dieta tradicional Japonesa y la dieta del Mediterráneo Sur.

Por supuesto, ambas dietas son bastante diferentes, con bagajes culturales que son totalmente distintos, como es lógico suponer considerando los disimiles sitios de donde provienen.

Igualmente, podemos encontrar puntos en común entre ambos tipos de dieta y sobre la base de las dos se pueden definir una serie de consejos más que útiles.

La dieta tradicional japonesa es una dieta con gran cantidad de té verde, soja, vegetales y muchísimo pescado. Además, es muy baja en grasas y tiene una pequeña cantidad de calorías.

Por otro lado, la dieta mediterránea se caracteriza por incluir una muy importante cantidad de frutas frescas, así también como vegetales. Por otro lado, también utiliza mucho el ajo, los tomates, el vino tinto. Es clásico en ella la utilización de aceite de oliva (totalmente típico) y el pescado.

El punto en común más destacable es que ambas son muy reducidas en sus contenidos de carnes rojas.

Veamos, entonces, los principios basados en estas dietas que deberíamos tener en cuenta al momento de sentarnos a planear como será nuestra dieta diaria, que incluirá y que no.

Reducir las grasas animales: Los estudios científicos que se realizan continuamente tienden todos a demostrar de forma fehaciente una sola cosa: el exceso de grasa, en especial aquella que proviene las carnes rojas y de los productos lácteos que tienen un alto contenido de grasa, estimula el crecimiento del cáncer de próstata.

Así que el primer paso que tendríamos que dar cuando estamos organizándonos en nuestra dieta es reducir de forma importante el consumo diario que hacemos de grasas de origen animal.

Evitar ácidos grasos saturados: Se sabe que estos, que suelen estar muy presentes en, por ejemplo, las margarinas, así también como en casi todos los productos que han sido freídos, tienden a favorecer el crecimiento de tejido cancerígeno.

El pescado es nuestro amigo: Como vimos en el pequeño comentario sobre las características de cada una de las dietas en las que estos consejos se basan, ambas eran bajas en contenidos de carnes rojas, pero muy altas en contenido de pescados (lo cual es lógico, siendo la primera una dieta típica de una isla y la otra de una zona que se encuentra influenciada por el océano Mediterráneo).

Entonces podemos suponer que, así como antes decíamos que hay que tratar de evitar las carnes rojas, ahora vamos a decir que hay que consumir pescado.

La carne de estos tendría que tener mucha más importancia en nuestra dieta de la que tiene normalmente. Pero esto no es solo por costumbre o por que parezca dar resultado, sino que hay una razón científica demostrada por la cual es un excelente consejo.

La carne de pescado tiene un muy alto contenido de ácidos grasos alfa omega 3, los cuales son muy benéficos en nuestra lucha contra el cáncer. Lo mejor que podemos hacer es consumir pescados de agua fría como, por ejemplo, el salmón, las sardinas o las truchas.

Deberíamos consumirlos de la forma que más nos guste (hervido, asado o al horno) por lo menos dos o tres veces por semana. Lo único que hay que evitar a toda costa es que el pescado que comamos este frito.

Frutas y vegetales también son nuestros amigos: Lo otro que también aparecía muy presente en las dos dietas descritas y que deberíamos potenciar en su consumo en nuestra nueva dieta son las frutas y los vegetales.

El consumo diario de hierbas, vegetales y frutas debe ser aumentado, de forma considerable, especialmente si, como es muy común, no somos de consumir demasiados.

Constantemente se descubren, en frutas, verduras, vegetales de hoja verde, hierbas frescas, frutas secas, semillas y bayas, nuevos y potentes nutrientes con poderes anticancerígenos.

Evitar dietas ricas en calcio: Se ha demostrado que las dietas que son muy rica en calcio estimulan el desarrollo del cáncer de próstata. Así que es una buena idea mantenernos alejados de ellas. Sobre todo disminuir al mínimo los productos de origen lácteos.

Multivitamínicos: Así como hacíamos un comentario anteriormente con respecto a la utilización de los suplementos dietarios, ahora podemos decir que es una buena idea, junto con nuestra dieta planeada e inteligente, consumir diariamente un complejo multivitamínico, que sea alto en contenido de complejo B y ácido fólico.

Suplementos a evitar: Hay que tratar de evitar todos aquellos suplementos alimenticios que tengan una alta dosis de zinc.

Consumo de vitamina C: Hay que tratar de incrementar el consumo de vitamina C. Pero no a través de las pastillas o los complementos vitamínicos, sino que el consumo que estamos tratando de potenciar es el consumo natural de la misma. Esto incluye todos los cítricos, las bayas, espinaca, pimientos dulces y el mango.

Té verde: Hay que tomar té verde varias veces a la semana.

Evitar comida procesada: Hay que tratar de no excederse en el consumo de comidas procesadas, preservadas, en forma de pickles o saladas.

Vino tinto: Tomar un poco de vino tinto cada día ayuda a conservar nuestra salud. Por supuesto, en exceso es bastante perjudicial, pero si nos limitamos a las cantidades moderadas que nos resultan favorables deberíamos incluirlo en nuestra dieta habitual.

También hay que hacer lo mismo con uvas negras y también se puede consumir jugo de estas uvas.

Vegetales de hoja: Bien, exactamente lo que suponemos. Hay que consumir vegetales de hoja verde oscura de forma frecuente. Sin muchos misterios.

Vegetales contra el cáncer: Hay determinados vegetales que son protectores contra el cáncer. En esta categoría entran la coliflor, el repollo y el brócoli.

Tomates y licopenos: Los tomates y especialmente los productos que se hacen con tomates tienen en general un alto contenido de licopenos, una poderosa sustancia anti-cáncer. Esto incluye, por supuesto, las salsas, el puré de tomate, el ketchup, etc…

Evitar aceites de lino: Hay que tratar de evitar los aceites que se extraen de semillas de lino, ya que pueden estimular el crecimiento de las células cancerígenas, especialmente del cáncer de próstata.

Se puede obtener los ácidos alfa omega 3 que tienen estos aceites y que son muy saludables a través del pescado fresco y de las frutas secas, especialmente las nueces.

Sí al aceite de oliva: Lo que si hay que hacer es utilizar aceite de oliva, el cual es muy saludable, especialmente si es puro. Esto se debe principalmente a que tiene altos contenidos de vitamina E (un potente antioxidante) y antioxidantes varios.

El aceite de aguacate: también es muy bueno para su utilización diaria. Los que hay que evitar son todos aquellos aceites que sean muy ricos en grasas polisaturadas como el de maíz o el de soja.

Vitaminas aprobadas por el médico: Hay ciertas vitaminas que pueden resultarnos muy beneficiosas. En particular nos referimos a la vitamina E, Gamma y de D-Alfa. Pero siempre tenemos que hacerlo con la aprobación de nuestro médico de cabecera.

Todo tenemos que consultarlo con él, ya que es quien mejor nos conoce y quien mejores y más certeras indicaciones nos puede dar con respecto a que es lo que puede hacernos bien y que puede afectarnos negativamente.

Estudios recientes demuestran que, si bien es beneficiosa, la ingesta de vitamina E también puede tener un lado oscuro, que puede terminar generando serios riesgos sobre el consumo de la misma. Razones de más para controlarnos con nuestro médico.

Algunas fuentes naturales de vitamina E son las nueces, las semillas, el aceite de oliva, el aceite de aguacate, el germen de trigo, las arvejas y la leche con bajo contenido de grasa.

El selenio: El selenio es un antioxidante muy poderoso y una de las moléculas clave en el funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. La mayor parte de los estudios muestran que un suplemento diario de doscientos microgramos de selenio es soportado y hasta útil.

Igual, los beneficios parecen ser solo para aquellos que tienen niveles naturales de selenio bajos, algo que, en realidad, es difícil y caro de medir. Pero como, por otro lado, el selenio es muy barato y no es tóxico a los niveles de los que estamos hablando, no puede hacernos daño el actuar con la idea de que tenemos niveles bajos del mismo y tomar dosis de selenio.

Algunas fuentes naturales de selenio conocidas son ciertas frutas secas, el pescado fresco, los granos, el germen de trigo, los hongos, el salvado, la avena, el arroz integral y un largo etcétera.

Antioxidantes y Cáncer

Los carotenos (beta carotenos, critoxantinas y licopenos), presentes en los vegetales y frutas de color anaranjado y verde oscuros, pueden actuar como antioxidantes naturales neutralizando radicales libres altamente reactivos y bloqueando reacciones que favorecen la carcinogenesis. Numerosos estudios han demostrado una asociación inversa entre el riesgo de cáncer y el consumo de carotenoides.

La vitamina C (rica en las frutas y vegetales) también tiene propiedades antioxidantes por lo que protege los componentes celulares. Otros mecanismos protectores derivan de la disminución de la formación de nitrosaminas en el estómago, aumento de la actividad fagocítica y estimulación de las oxidadas de función mixta en el hígado, encargadas de transformar los cancerigenos.

La vitamina E, al igual que la vitamina C, tiene propiedades antioxidantes y estimula el sistema inmunológico. Estudios epidemiólogos han demostrado una relación entre bajos niveles plasmáticos de esta vitamina y mayor riesgo de cáncer de mama.

Una revisión de 200 estudios de la literatura demostró que el bajo consumo de vegetales y frutas se asoció a un aumento significativo del riesgo de cáncer, especialmente en aquellos de origen epitelial (Estomago, pulmón, esófago, cuello de útero, páncreas, colum). Esta asociación fue mayor que la encontrada con los carotenos, lo que indica que el efecto protector puede estar asociado a otros componentes presentes en estos alimentos (fotoquímicos) o también al fito complejo que poseen.

Bien, estos son algunos consejos, a tener en cuenta a la hora de reorganizar nuestra dieta, para tratar de cuidarnos al menos un poco del cáncer de próstata.

Como siempre, hay que ver a nuestro médico y consultarlo con respecto a que es lo que tenemos que hacer. Él sabrá decirnos. Y seguramente nos dirá que estos son muy buenos consejos.

Fuente:

Fuente: http://buenasiembra.com.ar/salud/alimentacion/alimentacion-cancer-de-prostata-412.html

Los Alimentos y El Cáncer de Mama (Seno)

El cáncer de mama es el más frecuente en el mundo después del cáncer de pulmón. Los expertos insisten en que esto aumenta conforme aumenta el nivel económico coincidiendo con el estrés, la obesidad y los malos hábitos.

Por ello, según los diagnósticos, más de la mitad de los casos se encuentran en países desarrollados. En Europa, por ejemplo, las cifras son de 370.000 casos al año, mientras que en Norteamérica de 230.000. Sin embargo, España es uno de los países con las tasas más bajas con 16.00 casos al año

El cáncer de mama se registra sobre todo en personas entre 35 y 80 años. La esperanza de vida para las mujeres afectadas en España es de cinco años, una cifra superior a la media europea.

La edad es uno de los factores de riesgo que hacen que una persona sea más propensa a desarrollar el tumor, ya que, conforme aumenta la edad la mujer se vuelve más vulnerable. Tener antecedentes familiares, haber sufrido otro cáncer, no haber tenido hijos o el retraso de la menopausia son algunos de los factores de riesgo que influyen en el desarrollo del cáncer de mama.

Sin embargo, a través del desarrollo de la sociedad entran en acción otros riesgos cancerígenos. Actualmente se está investigando la reacción del cuerpo humano a alimentos o bebidas contaminadas por la influencia de pesticidas o campos electromagnéticos (por ejemplo el teléfono móvil o el microondas).

Además el estrés, el consumismo o la obesidad pueden ser los síntomas definitivos para desarrollar el tumor. Llevar una vida estresante es nocivo para la salud y puede favorecer la aparición de enfermedades graves, ya que, el cuerpo no es capaz de descansar y reponer los nutrientes necesarios para su mantenimiento por lo que se hace más vulnerable al ataque de virus.

Por todo ello, practicar ejercicio regularmente, llevar una dieta sana rica en frutas y verduras, beber mucha agua y evitar el tabaco, el alcohol y otras sustancias nocivas es el mejor remedio para prevenir todo tipo de enfermedades.

A continuación les proponemos una serie de alimentos que debe tomar para prevenir el cáncer de mama:

  • Cítricos o vegetales de piel amarilla o naranja. Estos alimentos son antioxidantes ricos en betacarotenos y vitamina D.
  •  Vegetales crucíferos: rábanos, brócoli, coliflor, colinabo, repollo, nabos y grelos. Todos éstos presentan índole 3-carbinol, lo que en las mujeres disminuye los niveles de un tipo de estrógeno que es el que podría potencial el cáncer.
  •  Los tomates son ricos en licopena, una sustancia que se asocia a una tasa inferior de cáncer de próstata y mama.
  •  Tomar uvas pero, evitar el exceso de vino tinto aunque el consumo moderado previene enfermedades cancerígenas
  •  El pescado es rico en Omega-3.
  • Las cerezas contienen sustancias antioxidantes
  •  Usar mantequilla en lugar de margarina. Es necesario evitar los alimentos ricos en ácidos grasos.
  • Consumir entre tres y seis tazas al día de té verde por su gran cantidad de antioxidantes.
  •  Las isoflavonas de soja generan unos estrógenos débiles que evitan que los estrógenos potentes estimulen las células cancerosas.
  •  Los alimentos que contienen fibra son ricos en lignano, un compuesto que actúa sobre la testosterona -hormona clave en la aparición del tumor- y que además maximiza los efectos anticancerígenos de los ácidos omega-3.
  •  Las setas refuerzan el sistema inmunológico y disminuyen la producción de estrógeno en las mujeres.

Escrito por: Rosa Ferrer

Dpto. de Redacción

Fuente: http://www.atiende.tv/noticia/321/alimentos-para-prevenir-el-cancer-de-mama/

41 Alimentos que ayudan a prevenir o combatir el Cáncer.

41 Alimentos que ayudan a prevenir o combatir el Cáncer

30/Jun/2009

En 1913  se relacionó por primera vez la dieta con el cáncer. Desde entonces cada año se hacen varios estudios para progresar en su conocimiento. Según los epidemiólogos el 65-70% de los cánceres están producidos por factores asociados con el estilo de vida, en particular tabaco, alcohol y dieta. Hasta un 30% de los cánceres parecen estar directamente relacionados con la nutrición y el otro 30% con el tabaco.

Prevenir es mejor que curar. Según los expertos con una dieta adecuada se podría prevenir el 50% de los tumores. Para ayudaros a escoger los alimentos que van a entrar en vuestra próxima cesta de la compra os voy a presentar una lista con los 41 alimentos que nos ayudaran a prevenir o curar el cáncer.

ALIMENTOS con PROPIEDADES ANTICANCEROSAS.

  1. Aceite de oliva. Su ácido oleico se inserta en la membrana celular y regula las señales que controlan la presión arterial y la multiplicación celular. Tiene efecto antitumoral y anti-hipertensor (estudio por CSIC i UIB)
  2. Agua. No es un alimento pero no podemos vivir sin ella. Mantiene vivas nuestras células, regula muchas funciones y ayuda a la eliminación de toxinas por la orina y heces.
  3. Aguacate. Contiene Vitamina E gran antioxidante aliado contra el cáncer.
  4. Ajo. Ayuda a reducir el riesgo de contraer cáncer por sus antioxidantes como la allicina, quercitina…
  5. Albaricoque. Contiene betacaroteno que actúa atrapando radicales libres y moléculas de oxigeno libres que son compuestos tóxicos y cancerígenos.
  6. Alcachofa. Contiene inulina, polisacárido muy eficaz en la prevención del cáncer de mama y colón.
  7. Algas. Son depurativas, ricas en minerales y vitaminas y contienen fibra. Muy consumidas en Japón, donde la incidencia de cáncer de mama es muy baja. Se recomiendan para ayudar a eliminar los efectos secundarios de los tratamientos de quimio y radioterapia ya que refuerzan el sistema inmune.
  8. Alimentos ricos en fibra. Tienen efecto protector ya que ejercen un mecanismo de secuestro de metabolitos potencialmente cancerígenos.
  9. Arroz integral. Es una semilla, contiene inhibidores de la proteasa, que parece que retrasan la aparición de cáncer.
  10. Berenjena. Retrasa el proceso de oxidación, favoreciendo el bloqueo de algunos tipos de cáncer.
  11. Brócoli. Contiene cantidades grandes de vitamina C y betacaroteno, importantes antioxidantes.
  12. Cebolla. Contiene alicina, compuesto rico en azufre que actúa como depurador del hígado, eliminando las sustancias tóxicas que se acumular en la sangre y los tejidos.
  13. Chocolate Negro. Rico en flavonoides, antioxidantes que combaten el daño celular que conduce al crecimiento del tumor.
  14. Cítricos. Ricos en viatmina C, antioxidante y estimulante de la células de defensa. Contienen flavonoides, protectores de los capilares sanguíneos que mantienen las membranas permeables y oxigenadas.
  15. Coles. Contienen I3C, sustancia química que ayuda a reparar el ADN de las células
  16. Espárragos. Es el alimento que contiene más glutathione, uno de los mayores enemigos del cáncer.
  17. Espinacas. Ricas en carotenos, precursores de la vitamina A, que interviene en la prevención del cáncer.
  18. Fresas. Efectos depurativos, ayudan a limpiar el organismo de toxinas. Contienen fibra, minerales y vitaminas.
  19. Frutas del bosque. Moras, arándanos y grosellas son ricas en antocianina, un pigmento morado, que tiene un gran efecto antioxidante. También son ricas en vitamina A y C, minerales, pectina y ácidos vegetales. Se está estudiando su efecto preventivo contra la leucemia.
  20. Frutos secos. Fuente importante de vitamina B, E y minerales como magnesio, manganeso, selenio y zinc. Muy antioxidantes. Ricos en grasas mono y poliinsaturadas que nos ayudan a disminuir el colesterol LDL (colesterol malo) y el nivel de lípidos en sangre.
  21. Higos y ciruelas pasas. Ricos en niacina (vitamina B3), un potente inhibidor de la degeneración celular.
  22. Huevos. Un estudio por expertos de Harvard demuestra que los huevos actúan como protectores por sus altos niveles de aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales.
  23. Legumbres. Ricas en fibra e inhibidores de proteasas que previene de tumores de mama y colon principalmente.
  24. Linaza. Perfecto para la digestión y además nos ayuda a prevenir el cáncer de colon.
  25. Manzana. Contiene catequinas y quercetina, dos fitoquímicos que protegen contra la acción de los radicales libres.
  26. Melón. Rico en betacaroteno, buen antioxidante, y es bajo en calorías, que mantiene a raya los tumores relacionados con al obesidad.
  27. Miel. Tiene propiedades antisépticas. Perfecto para evitar infecciones asociadas a la bajada de inmunidad que conlleva el tratamiento.
  28. Papaya. Contiene mucha vitamina C con propiedades antioxidantes que ayudan a evitar la formación de células cancerosas en el pecho.
  29. Piña. Contiene ácido clorogénico y p. cumárico que combaten la formación de peligrosas nitrosaminas en el estómago.
  30. Pescado. Sus ácidos grasos omega 3, además de ser beneficiosos para el corazón y arterias, también se utilizan para mejorar el estado de las personas con cáncer.
  31. Pimientos. Ricos en betacarotenos y vitamina C, antioxidantes y protectores de las mucosas. También contienen capsaicina, que bloquea los compuestos precancerosos que aparecen en la carne y pescados ahumados y curados.
  32. Remolacha roja. Su color morado esconde un potente regenerador celular, las betaínas.
  33. Romero. Estudios demuestran que las propiedades antioxidantes del romero pueden ser activos contra el cáncer de colon, pecho, estómago, pulmón y piel.
  34. Setas chinas (shiitake, reishi, maitake). Se utilizan en medicina tradicional china para reforzar el sistema inmune por la presencia de los betaglutanos, compuestos que estimulan la fabricación de interferon natural, eficaz anticancerígeno.
  35. Soja. Contiene genisteína, inhibidor de las proteasas e isoflavonas, protectores frente al cáncer de mama.
  36. Té verde. Contiene polifenoles, que anulan los efectos de las nitrosaminas y tiene poderes antioxidantes.
  37. Tomate. Rico en licopeno, un caroteno que le da su color rojo y protege del cáncer de próstata. Su piel y pepitas también tienen efectos anticancerígenos.
  38. Uva. La piel y las pepitas contienen el resveratol, que bloquean los agentes cancerígenos y el crecimiento de los tumores.
  39. Vino. Sus efectos quimioprotectores actúan ante diversos tumores.
  40. Yogurt. Las bacterias que contiene (acidofilus, lactobacilos) regeneran la flora intestinal y evitan la aparición de productos tóxicos en la digestión. Muy útil para prevenir el cáncer de colon pero se recomienda para todo tipo de tumores.
  41. Zanahoria. Su color naranja se debe a su riqueza en betacarotenos, antioxidante. Se cree que protege a los fumadores por su capacidad para regenerar las células del epitelio respiratorio.

Recuerda: Una dieta sana y equilibrada es la mejor prevención para el cáncer.

Artículo redactado por Agnés Melendez Díaz, Ingeniera agroalimentaria Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Máster Internacional en Dietética y Nutrición.www.alimentosysecretos.com

Fuente: http://www.alimentosysecretos.com/salud/41-alimentos-que-ayudan-a-prevenir-o-curar-el-cancer/

25 Alimentos contra el Cáncer

25 alimentos contra el Cáncer

Año 2006

Los expertos aseguran que el 50% de los tumores podrían evitarse con una dieta adecuada.

Prevenir siempre ha sido mejor que curar y en el caso de enfermedades tan graves como el cáncer merece la pena llenar tu despensa con alimentos que están demostrando tener propiedades anticancerosas.

1. Aceite de oliva: La grasa monoinsaturada
protege del cáncer colon-rectal. Al actuar sobre los ácidos biliares, el aceite de oliva disminuye el riesgo de evolución de la mucosa digestiva a adenoma o carcinoma. Sin olvidar que al mantener flexibles las arterias mejora la circulación y oxigenación de todos los tejidos.

2. Agua: No es un alimento, pero no podemos vivir sin ella. El agua mantiene vivas nuestras células, regula muchas funciones y ayuda a la eliminación de toxinas por la orina y heces.

3. Ajo y cebolla: El ajo y la cebolla contienen alicina, un compuesto rico en azufre que actúa como depurador del hígado, eliminando las sustancias tóxicas que se acumulan en la sangre y tejidos. Además, el ajo se une a las toxinas, neutralizando sus efectos en las células.

4. Algas: Son depurativas, ricas en minerales y vitaminas y contienen fibra. Las algas son una comida habitual en países como Japón, con una baja incidencia de cáncer de mama. Algunos especialistas las recomiendan para ayudar a eliminar los efectos secundarios del tratamiento con quimioterapia y radioterapia por sus efectos reforzadores del sistema inmunológico.

5. Arroz integral: En Japón el arroz es objeto de numerosas investigaciones contra el cáncer. Al ser una semilla, contiene inhibidores de la proteasa que parece que retrasan la aparición del cáncer. En el salvado de arroz existen sustancias anticancerosas que parecen proteger del cáncer del colon, mama y próstata.

6. Berenjena: Como otros vegetales de color violeta, contiene sustancias anticancerosas que parecen proteger a las células de las mutaciones que provoca el cáncer.

7. Cítricos: Es conocida su riqueza en vitamina C, son antioxidantes y estimulantes de las células de defensa. Además, no hay que olvidar que contienen flavonoides, protectores de los capilares sanguíneos que mantienen las membranas permeables y oxigenadas.

8. Coles: El brócoli, repollo, coliflor, berros y rábano no deben faltar en la mesa, son un cóctel antitumoral, refuerzan las defensas, eliminan los radicales libres y protegen las células.

9. Fresas: Son interesantes por sus efectos depurativos. Ayudan a limpiar el organismo de toxinas, contienen fibra, minerales y vitaminas.

10. Frutas del bosque: Las moras, arándanos y grosellas son ricas en un pigmento morado llamado antocianina que tiene un gran efecto antioxidante. También son ricas en vitaminas A y C, minerales, pectina y ácidos vegetales. Se están estudiando los efectos preventivos de estas frutas en el caso de la leucemia.

11. Frutos secos: Las nueces, avellanas, almendras y pipas de girasol son una fuente de vitaminas B y E, y minerales como el magnesio, manganeso, selenio y zinc. Con una pequeña cantidad se asegura un buen aporte de antioxidantes.

12. Legumbres: Lentejas, garbanzos, guisantes y judías pueden ser un elixir anticancerígeno. Las legumbres son muy ricas en fibras e inhibidoras de proteasas que previenen contra los tumores de mama y colon principalmente.

13. Manzana: Contiene ácidos clorogénico y elágico que bloquean la aparición de cáncer en experimentos con animales. Al tener pectina, la fibra también actúa favoreciendo la eliminación de toxinas a través de las heces.

14. Melón: Es rico en beta carotenos antioxidantes y contiene muy pocas calorías para mantener a raya los tumores relacionados con la obesidad.

15. Miel: Tiene propiedades antisépticas, por lo que es útil para evitar las infecciones asociadas al descenso de la inmunidad que conlleva el tratamiento con quimioterapia.

16. Pescado: Los ácidos grasos Omega 3 además de ser beneficiosos para el corazón y las arterias también se utilizan para mejorar el estado de las personas con cáncer.

17. Pimientos: El color amarillo, rojo y verde de los pimientos es la señal de su riqueza en beta carotenos junto a la vitamina C; ambos son antioxidantes y protectores de las mucosas. También contienen capsaicina que bloquea los compuestos precancerosos que aparecen en la carne y pescados ahumados y
curados.

18. Remolacha roja: El color morado de la remolacha roja esconde un potente regenerador celular, las betaínas.

19. Setas chinas: Las setas tipo maitake, shiitake y reishi se utilizan en la medicina tradicional china para reforzar el sistema inmune por la presencia de unos compuestos llamados betaglutanos que estimulan la fabricación de interferón natural, un eficaz anticancerígeno.

20. Soja: Las mujeres orientales tienen menor riesgo de padecer tumores de mama y ovario. Parece que la dieta rica en soja y sus derivados como el tofú, tempeh, miso o seitan es responsable de su invulnerabilidad. La soja contiene genisteína, inhibidores de las proteasas e isoflavonas, protectores frente al cáncer de mama.

21. Té verde: Contiene poli fenoles, que anulan los efectos de los nitros aminas y tiene poderes antioxidantes. Es un poderoso protector contra las radiaciones ambientales.

22. Tomate: El tomate crudo es muy rico en licopeno, un caroteno que le da el color rojo y que ha demostrado su papel protector frente al cáncer de próstata. También contiene otras sustancias en la piel y en las pepitas que tienen efectos anticancerígenos.

23. Uva: Las uvas con piel y pepitas contienen
antioxidantes como el resveratol que bloquean los agentes cancerígenos y el crecimiento de los tumores.

24. Yogurt: Las bacterias beneficiosas que contiene el yogur ( acidófilos, lacto bacilos) regeneran la flora intestinal y evitan la aparición de productos tóxicos en la digestión. Muy útil para prevenir el cáncer de colon, pero se recomienda para todo tipo de tumores.

25. Zanahoria: El color naranja se debe a su riqueza en beta carotenos, conocido antioxidante. Es el vegetal protector de los fumadores por su capacidad para regenerar las células del epitelio respiratorio.

Fuente: http://www.sitiosargentina.com.ar/notas/2006/diciembre/alimentos-cancer.htm 

10 Alimentos contra el Cáncer

10 ALIMENTOS CONTRA EL CÁNCER

 15/Sep/2011

Para ganar la dura batalla contra el cáncer podemos aliarnos con la naturaleza, que posee potentes fuentes anticancerígenas. La mayoría tienen origen vegetal y todos ellos son fáciles de conseguir. Según los científicos, estos son los 10 alimentos que mejor actúan contra el cáncer.

  1. Ciruelas: junto con los melocotones, son ricos en polifenoles, que destruyen las células malignas sin afectar a las sanas.
  2. Curry: la cúrcuma, tiene propiedades antiinflamatorias. En la Índia, donde el curry se consume en cantidad, el cáncer de próstata es 50 veces menos frecuente que en Occidente.
  3. Brécol: este alimento y los de su familia son antioxidantes, por lo tanto son una buena prevención para sobretodo el cáncer de mama y de próstata.
  4. Soja: es un buen aliado para la lucha contra el cáncer de mama, debido a tener una estructura parecida a los estrógenos femeninos.
  5. Frutos del bosque: arándanos, moras, frambuesas, fresas, … son unos de los alimentos más eficaces ya que tienen propiedades antioxidantes además del ácido elágico, que elimina toxinas de las células. Son aconsejables para 8 clases de tumores.
  6. Ajo: cuando está crudo, el azufre que contiene activa algunas enzimas para luchar contra los agentes cancerígenos.
  7. Tomate: su consumo frecuente reduce el riesgo de cáncer de próstata hasta en un 20%.
  8. Yogurt: sus bacterias probióticas impiden que el intestino absorba sustancias cancerígenas.
  9. Vino Tinto: además de ser aconsejado para enfermedades cardiovasculares, también se recomienda para prevenir el glioma, un tipo de tumor cerebral.
  10. Té Verde: contiene grandes cantidades de polifenoles. Las variedades japonesas son más eficientes que las chinas. Se recomienda para prevenir una gran cantidad de cánceres, además de contra la obesidad.

Fuente: http://zonacurio.blogspot.com/2011/09/10-alimentos-contra-el-cancer.html

7 Alimentos para evitar el Cáncer.

7 Alimentos para evitar el Cáncer que acaban siendo guardados en su refrigerador o que usted no compra en el mercado.

27/06/2010

By BetotroniK

Los alimentos como el brocoli, la soja y las zanahorias no sólo reducen el riesgo de cáncer, sino que realmente interactúan con su cuerpo de una manera positiva.

Esta historia apareció por primera vez en EcoSalon.

Parece que cada día estamos bombardeados con la comercialización de algunos exóticos “súper alimentos” con cualidades aparentemente mágica que supuestamente justifican un precio escandaloso.
Pero mientras que los beneficios de algunos alimentos son histéricamente exagerados o que aún estàn sin confirmar al contrario se ha verificado que algunos son dañinos para la salud.

Otras frutas, verduras, cereales, productos lácteos y bebidas permanecen guardados en la refrigeradora y ahora con los nuevos descubrimientos se ha conseguido un poco de “bulla” de sus beneficios, a pesar de que son verdaderamente estupendo.

El vino tinto, avena, brócoli, soja, zanahorias, yogur y nueces son sólo algunos ejemplos de los alimentos “bioactivos” y que van más allá de meras calorías y nutrientes, para interactuar efectivamente con nuestros cuerpos de una manera beneficiosa.

Estos siete alimentos bioactivos puede ayudar a perder peso, reducir la presión arterial, eliminar los carcinógenos potenciales del cuerpo e incluso activamente combatir las células cancerosas.

¿Quieres empacar todas estas potencias nutricionales en una comida?, Sírvete una copa de vino tinto y el queso de soja.
Bate un poco de vegetales salteados o crudos, a continuación, para disfrutar de algunos de nueces dulce y con un ultra saludable yogur.

Vino Tinto conocido como Vino Rojo

No es que realmente se necesite una excusa para romper una botella de Vino Tinto orgánico, pero el conocimiento de la verdad es que el vino tinto es bueno para la salud ciertamente no hace daño. Tiene Compuestos el Vino Tinto de riesgo más bajos para ciertos tipos de cánceres y de enfermedades cardíacas, reducen la presión sanguínea, alivian el estreñimiento e incluso puede ser útil para la pérdida de peso.
Un estudio de 2009, sobre los compuestos bioactivos en el Vino Rojo se encuentra que tomando regularmente de bajas a moderadas cantidades puede prevenir el daño a las células gracias a un cóctel complejo de flavonoides, antocianinas, ácidos fenólicos y la estrella del show, reservatrol.
“La amplitud de las prestaciones son notables, la prevención del cáncer, la protección del corazón y de daños el cerebro, reducen las enfermedades relacionadas con la edad tales como inflamación, revirtiendo la diabetes y la obesidad, y muchos más”, dice el profesor de Ciencias Biomédicas y el autor del estudio Lindsay Brown.

Brócoli

Antes, cuando usted era una persona que no le gustaban los vegetales y que empujaba las espinacas de su plato, su madre en realidad no estaba tratando de castigar con lo que se dice que comer sus verduras era desagradable. Como resultado, eso es un consejo parental que se apoya en la ciencia sólida. Claro, que las verduras de hojas verdes están llenos de vitaminas y fibra, pero también contienen estos compuestos bioactivos impresionantes que hacen que los alimentos ordinarios actuen de manera estupenda.
Las verduras, las hortalizas en particular crucíferos como el brocoli, contienen compuestos llamados glucosinolatos que nuestros cuerpos los convierten en sustancias bioactivas llamados isotiocianatos. Estos TIC “son una triple amenaza contra el cáncer: se detienen algunas enzimas que promueven el cáncer, ayuda a eliminar algunos carcinógenos potenciales del cuerpo e inducen la muerte de las células dañadas que podrían volverse cancerosas, especialmente en el tracto digestivo.

Soya

Soya: ¿Amigo o Enemigo?,  Hay una gran cantidad de información contradictoria.
Todo comenzó cuando los fitoestrógenos en la soya se encontraron en algunos estudios para prevenir el cáncer de mama, y luego otros estudios encontraron que, efectivamente, podría contribuir al riesgo de cáncer.
El jurado todavía está deliberando, pero según las últimas investigaciones, la moderación es la clave.
Hay mucho más a la soja que apenas sea un fitoestrógeno. Este frijol tiene elementos potentes que pueden reducir el colesterol malo, reducir el riesgo de enfermedades del corazón, estabilizar azúcar en la sangre, curar las úlceras de estómago y le ayudará a ganar músculo. Todos los saponinas, ácidos fítico, fitosteroles, inhibidores de tripsina, y los péptidos puede ser una bendición grande para su salud cuando se consumen en pequeñas cantidades como parte de una equilibrada y diversa, una alimentación sana.

Zanahorias

Los científicos nos han estado diciendo durante años que si queremos prevenir el cáncer, las zanahorias deben estar en el menú.
Pero, ¿por qué?.  Fueron necesarios muchos años de investigación cientìfica para identificar los compuestos en los vegetales de raíz que impiden el crecimiento de tumores, pero un pesticida natural y fungicida llamada falcarinol fue seleccionado finalmente a cabo. el investigador Dr. Kirsten Brandt recomienda que todos coman al menos una zanahoria pequeña todos los días.
Las zanahorias también se ha encontrado que son muy buenas para mejorar la vista, fortalecen el sistema inmunológico, promueven la salud digestiva, aumentan el colesterol bueno y protege contra las enfermedades del corazón.

Nueces

Si usted está preocupado acerca de su riesgo de cáncer de mama, vaya a la cocina y haga un poco de nuez baklava(1), para no distraerse del miedo de los tumores, pero realmente a su prevención. Compuestos bioactivos en las nueces pueden reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama.
“Entre los muchos compuestos bioactivos que se encuentran en los frutos secos son los fitoesteroles y flavonoides”, dice Anna Denny, una científica de la nutrición en la Fundación Británica de Nutrición. “Se necesita más investigación antes de que sea posible para asignar los beneficios de salud específicos de los frutos secos a determinados compuestos bioactivos debido a los frutos secos contienen una mezcla compleja de diferentes compuestos bioactivos”.
(1): El baklava, baklawa o baclava, es un pastel elaborado con una pasta de nueces trituradas, distribuida en la pasta filo (phylo) y bañado en almíbar o jarabe de miel, existiendo variedades que incorporan pistachos, semillas de sésamo, amapola u otros granos. Puede encontrarse, con diferentes nombres, en la gastronomía de Oriente Medio, del Subcontinente Indio y de los Balcanes.

Avena

Alguna vez se preguntó acerca de las alegaciones respecto de las cajas de cereal que simplemente comer un tazón de desayuno de avena como base puede reducir drásticamente el colesterol malo?. Es verdad, pero no es sólo una cuestión de fibra físicamente empujando el colesterol fuera de su cuerpo, es otro compuesto bioactivo en el trabajo. La avena contiene beta-glucanos, los azúcares que aumentan la producción de bilis y prevenir la absorción del colesterol en el estómago y los intestinos. Eso es lo que hace que la avena y, en menor grado, la cebada es otra gran opción para el control del colesterol.

Yogur

Es fácil ver por qué el yogur es capaz de interactuar con nuestro cuerpo. Después de todo, es un alimento vivo.
Bacterias que están vivas son  beneficiosas en el yogur, bacterias conocidas como probióticos, pueblan nuestro sistema digestivo y luchan
contra las bacterias dañinas. Es como el envío de un ejército de soldados microscópicos dentro de sus intestinos para hacer guardia. Por suerte, ya que el yogur es delicioso, el proceso es mucho más agradable que el comunicado sugiere.
Un estudio reciente encontró que incluso ciertas bacterias en el yogur podría algún día ser usado como una alternativa natural a la quimioterapia.
Bifidobacterias en realidad puede perseguir a los tumores en el cuerpo y crecer dentro de ellos, destruyendo las células malignas.
Los investigadores del Centro de Investigación del Cáncer de Cork en Irlanda dicen que podría ser tan simple como la entrega de un paciente una taza de yogur con una alta concentración de bacterias específicas.

Fuente: http://hunna.org/siete-alimentos-para-evitar-el-cancer-que-acaban-siendo-guardados-en-su-refrigerador-o-que-usted-no-compra-en-el-mercado/